Cabecera de Contrebia Leucade1 Cabecera de Contrebia Leucade2 Cabecera de Contrebia Leucade3 Cabecera de Contrebia Leucade4 Cabecera de Contrebia Leucade5 Cabecera de Contrebia Leucade6 Cabecera de Contrebia Leucade7 Cabecera de Contrebia Leucade8 Cabecera de Contrebia Leucade9 Cabecera de Contrebia Leucade10 Cabecera de Contrebia Leucade11 Cabecera de Contrebia Leucade12

La lengua

Imagen de uno de los elementos que componen esta sala
Testimonios escritos, unidos a la información derivada de la toponimia, la onomástica o la teonimia, nos permiten afirmar que las inscripciones en téseras, monedas y grafitos en cerámicas fueron redactadas en una lengua denominada por los expertos celtibérico, perteneciente al tronco indoeuropeo y, dentro de éste, a la familia céltica.

Se desconoce desde cuando comenzó a hablarse. Lo que sí se sabe es que fue hacia el siglo II a. C. cuando se empezó a plasmar por escrito.

Tomando prestado el alfabeto ibérico la escritura celtibérica es semisilábica y tan sólo quedan unos cuantos testimonios que no permiten formar una imagen completa de ella. Por eso esta escritura puede ser leída pero sólo traducida parcialmente.