Cabecera de Contrebia Leucade1 Cabecera de Contrebia Leucade2 Cabecera de Contrebia Leucade3 Cabecera de Contrebia Leucade4 Cabecera de Contrebia Leucade5 Cabecera de Contrebia Leucade6 Cabecera de Contrebia Leucade7 Cabecera de Contrebia Leucade8 Cabecera de Contrebia Leucade9 Cabecera de Contrebia Leucade10 Cabecera de Contrebia Leucade11 Cabecera de Contrebia Leucade12

HALLADO UN LAGAR EN UNA VIVIENDA DEL YACIMIENTO DE CONTREBIA LEUCADE

Fecha: 
Mar, 02/08/2011

Próxima a finalizar la campaña de excavaciones cabe destacar el descubrimiento de un  lagar en una de las casas celtibéricas. La mayor parte de las estructuras descubiertas corresponden a la última ocupación que llega hasta el siglo IX, correspondiendo con la época tardoantigua y altomedieval. En determinadas zonas se está llegando a niveles celtibéricos. Los restos medievales, de momento, no se están retirando y las excavaciones muestran la superposición de estructuras celtibéricas y medievales. De la última ocupación se descubren varias habitaciones del siglo IX y también se han extraído algunos materiales bien conservados de los siglos VII y VIII como hebillas visigodas perfectamente conservadas y también interesantes restos cerámicos de época musulmana. 

Lagar de Contrebia Leucade

 

El equipo investigador coincide en la importancia de todas las estructuras de la ciudad y el buen estado de conservación de los bienes inmuebles que se siguen descubriendo. Además de la delimitación de nuevas viviendas, se han ido descubriendo distintas dependencias como pequeños silos para guardar el grano o aljibes para el agua a la entrada de las viviendas, como es habitual encontrar en las casas celtibéricas a modo de fresqueras. Pero el hallazgo más llamativo de esta campaña es el de un lagar para la elaboración del vino, que demuestra que desde los tiempos celtibéricos en nuestro valle se cultivaba la vid y era habitual la costumbre de elaborar y consumir el vino. En excavaciones anteriores se llegaron a descubrir otros lagares, pero éste destaca especialmente por su estado de conservación y por la claridad de los niveles de construcción y de los elementos que servían para el pisado de la uva.