Cabecera de Contrebia Leucade1 Cabecera de Contrebia Leucade2 Cabecera de Contrebia Leucade3 Cabecera de Contrebia Leucade4 Cabecera de Contrebia Leucade5 Cabecera de Contrebia Leucade6 Cabecera de Contrebia Leucade7 Cabecera de Contrebia Leucade8 Cabecera de Contrebia Leucade9 Cabecera de Contrebia Leucade10 Cabecera de Contrebia Leucade11 Cabecera de Contrebia Leucade12

La Romanización

LA ROMANIZACIÓN

Plano de la conquista del EbroLa romanización es un momento clave de la historia cultural de España. En ella podemos distinguir varios aspectos: el latín se impuso como lengua común, se aplicó el derecho romano (leyes, concepción del Estado...), se introdujo la religión politeísta romana y, posteriormente, en el siglo I el cristianismo se difundió por el imperio romano y también por Hispania.

Hispania fue una de las provincias del imperio más romanizadas. Buena prueba de ello fue que varios emperadores nacieron en España, entre ellos, Trajano y Adriano. Durante su gobierno destacaron otros eruditos nativos como el filósofo y autor trágico Séneca, su sobrino Lucano, poeta épico, y el vate satírico Marcial, nacido en Calatayud y educado en su tierra natal.

La romanización cuenta con varios significados, así, por primera vez en su historia, los distintos grupos que habitaban el territorio peninsular van a integrarse en un orden común cuando, tras la conquista, los romanos consiguen la unificación política de la península que se convierte en una provincia del Imperio romano, llamada Hispania.

El derecho romano es una de las mayores contribuciones de los romanos a la civilización occidental. Frente al colectivismo que predominaba en las sociedades anteriores, el Derecho Romano reivindica los derechos del individuo (y personas jurídicas) y especialmente el derecho a la propiedad.

La sociedad urbana que, hasta entonces se había limitado a las colonias, se extiende. La mayoría de las ciudades actuales fueron fundadas por los romanos. Gracias a la paz romana se empiezan a construir urbes en zonas llanas.

Los núcleos urbanos, con su actividad económica, sus edificios lujosos, sus diversiones, se convierten en difusores de la cultura romana y en polos de atracción para la población indígena.

Ejemplo de escultura romanaLos romanos consiguen también la unificación lingüística. El latín, que en un principio era la lengua de la administración y del gobierno, acaba por imponerse, primero en las urbes y después en las zonas rurales. Del latín vulgar derivarán todas las lenguas románicas habladas en la actualidad en España, entre ellas, el castellano, el catalán y el gallego.

El proceso de romanización fue lento, tardó en afianzarse más de 200 años. La conquista militar de Hispania es un proceso que dura casi dos siglos, desde el 218 a.C. al 19 d.C., o lo que es lo mismo, desde la segunda guerra púnica hasta que el emperador Augusto consiguió pacificar totalmente la península.

La presencia de los romanos en España es consecuencia de la política de Roma. Se trataba de evitar la expansión del imperio cartaginés, también es un reflejo de la expansión del propio imperio romano.

Los pueblos lusitanos y celtibéricos se sublevaron en repetidas ocasiones. En estos momentos nace la táctica de la guerra de guerrillas.

La romanización no alcanzó el mismo grado en el norte que en el centro, este y sur de la Península.

Los romanos construyeron numerosas calzadas por razones militares, para conquistar la península, y por razones económicas, ya que necesitaban unir las áreas productivas con las áreas consumidoras por un lado, e Hispania con el resto del Imperio (la Galia e Italia) por otro.
Distribuir contenido