Cabecera de Contrebia Leucade1 Cabecera de Contrebia Leucade2 Cabecera de Contrebia Leucade3 Cabecera de Contrebia Leucade4 Cabecera de Contrebia Leucade5 Cabecera de Contrebia Leucade6 Cabecera de Contrebia Leucade7 Cabecera de Contrebia Leucade8 Cabecera de Contrebia Leucade9 Cabecera de Contrebia Leucade10 Cabecera de Contrebia Leucade11 Cabecera de Contrebia Leucade12

La Celtiberia en España

LOS PUEBLOS DE LA MESETA Y DEL VALLE DEL EBRO

ViriatoLos celtíberos son los habitantes de una región geográfica denominada Celtiberia, en la que las fuentes antiguas identifican la existencia de aportes celtas.

Ratifica la presencia de elementos transpirenaicos aspectos como su lengua indoeuropea, la manifestación de costumbres sociales, como el hospitium, o la nómina de dioses a los que rinden culto, de manera que presentan rasgos de identidad que les diferencian de sus vecinos los íberos.

A pesar de sus rasgos comunes, se perciben dos áreas geográficas con personalidad propia en su desarrollo, la meseteña y la del valle del Ebro.

Para la zona ocupada del valle del Ebro podemos rastrear el origen de los celtíberos históricos hasta la segunda mitad del siglo V, gracias a la continuidad que desde ese momento y hasta la romanización parecen presentar algunos de los asentamientos identificados.

No existe, en estos momentos testimonios de llegada de gentes a través de los Pirineos en la configuración de estos celtíberos, por lo que sus antecesores se encontraban exclusivamente en la Península. Sí que parece haber desplazamientos por el valle del Ebro, desde el litoral mediterráneo hasta el interior.

En la zona oriental de la Meseta encontramos para la II Edad del Hierro, afinidades entre el territorio al norte del Duero y la zona de los cursos alto del Jalón y Henares.

La economía celtibérica se basaba en la agricultura, la ganadería, la caza, la pesca y la recolección de frutos secos. En el arte, la metalurgia, la orfebrería y la alfarería alcanzaron un gran perfeccionamiento.

La sociedad celtibérica con el paso del tiempo fue adoptando una estructura más jerarquizada. Los clanes (gentilitates) agrupaban a individuos unidos por lazos de parentesco o de sangre (antepasado común) que compartían un territorio, unos deberes y derechos y unas prácticas religiosas que obligaban a todos. Las tribus (gentes) eran organizaciones superiores. Mapa de las zonas de asentamientos Celtas

Los más privilegiados en estos grupos eran los guerreros, quienes ostentaban el poder político y cuya misión era defender a los demás individuos. Además se establecieron relaciones de igualdad entre los individuos, clanes o tribus a través de instituciones como el hospitium y, más tarde, relaciones asimétricas como la clientela y la devotio (clientela de contenido religioso).

Con el desarrollo de las ciudades, la sociedad celtibérica evolucionó, y el poder político recayó sobre la Asamblea de ancianos (seniores) y la Asamblea de los jóvenes (iuniores). Además aparecen las figuras de los legados o heraldos (enviados para negociar la paz), los magistrados, y los líderes o jefes militares (elegidos por la Asamblea para hacer frente a la guerra).

Los celtíberos se establecen en lugares elevados y visibles, que refuerzan con murallas, torres defensivas y fosos.
Distribuir contenido